Sunset
India,  Jaisalmer,  Ruta Rajasthan

El desierto de Thar

Dormimos en el Desierto a la luz de las estrellas

La excursión mas conocida en Jaisalmer, es la del Desierto de Tahar, y queremos contarte nuestra experiencia, para que la tengas en cuenta a la hora de pasar unos días por acá.

Nosotros vivimos una excelente experiencia con Wanderlust Camel Safari Jaisalmer a un muy buen precio.

Amanecer en el desierto

La partida

Esa mañana, nos levantamos habiendo pasado una buena noche y durante el desayuno, Naru, el dueño de hotel, nos confirmó que a las dos de la tarde, pasaría a buscarnos un Jeep para hacer el safari al desierto. Debes tener en cuenta de avisar en tu hotel que no pasaras allí la noche para que no te la cobren, por lo general todos los hoteles te dejan guardar tu equipaje allí.

Preparamos nuestras mochilas y a las dos en punto, en la puerta de nuestro hotel, nos esperaba el transporte que nos llevaría a vivir esta experiencia hermosa, un jeep de los años 60 impecable. Con nuevos compañeros de travesía, dos parejas más, formaríamos un grupo muy cosmopolita, éramos: dos argentinos, una polaka con un francés y una alemana con un Indio. El grupo lo completaba un conductor y los camelleros, que nos esperaran en el desierto.

En camino al desierto

La primera parada fue en un pequeño fuerte abandonado, que hoy hace de museo y de donde se ve el crematorio con sus cenotafios. Luego nos sumergimos ya en el desierto mismo, pasando por un caserio, donde viven Los Intocables, la casta mas baja de India, que ofrecen sus artesanías siempre con la sonrisa india clavada es sus rostros.

Nuestro primer viaje en camello

En pleno desierto, ya entre dunas con el jeep, nos encontramos con un grupo de camellos, que a partir de ahi seria nuestro nuevo medio de transporte hasta el campamento. El viaje fue divertido, era nuestra primera experiencia y nos pareció divertida e interesante. Desde como subir, hasta la sensación del andar. En el camino nos cruzamos liebres, zorros, pequeños ciervos, pero obviamente casi ningún ser humano, claro, estábamos en el desierto.

Nuestros camellos se detuvieron entre unas dunas y ya casi llegando el atardecer, aprovechamos para conseguir todas las fotos que se te ocurran con esa hermosa bola de fuego. Mientras tanto, nuestros anfitriones nos trajeron una bandeja con snaks y un chai calentito, que a esa hora es mas que agradecido.

El campamento bajo las estrellas

Le dimos la bienvenida a la noche y alrededor de un cálido fuego, tapados con mantas, nos conocimos un poco más con los nuevos amigos, charlando, intercambiando costumbres de nuestros países y contando anécdotas. Nos habían preparando una típica comida de la zona, a base de chapati y arroz con distintos tipos de curries. La mesa sería ahí, alrededor del fuego. Todo muy romántico. Y para coronar la velada especial, con tambores improvisados, empezaron a entonar canciones, en dialecto, que hablaban de la soledad del hombre en el desierto, lejos de su familia; te puedo asegurar que sin saber este dialecto, sentías lo que la canción trasmitía.

Llego la hora de dormir y detrás de una pared improvisada con palos, estaban nuestras camas al aire libre, con un cielo que se caía de estrella. Debo confesar que no dormimos bien, porque queríamos ver ese cielo hermoso y hacíamos fuerza para despertarnos y quedarnos tildados mirándo las estrellas.

En la madrugada, empezaba a aparecer de a poco el sol y a medida que te levantabas, te acercabas al fueguito y tenías tus chai esperándote.

El problema es que los camellos no estaban, resulta que por las noches, los dejan libres y cuando sale el sol uno de los chicos, siguiendo sus huellas, los va a buscar y los trae para ensillarlos y así emprender la vuelta hasta el Jeep.

La vuelta al hotel

En el viaje hasta el hotel, con nuestros compañeros, compartimos las fotos, intercambiamos instagram y cuando llegamos al hotel, nos despedimos con un caluroso abrazo, como si nos conociésemos desde hace años.

Lo primero que hicimos en el hotel fue pegarnos una ducha para sacarnos el desierto de encima y con un hermoso recuerdo, salimos nuevamente en busca de una nueva historia para contarles.

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *